/
/
/
Embarazo y duelo – Perder a un ser querido cuando estás embarazada

 

EMBARAZO Y DUELO

PERDER A UN SER QUERIDO CUANDO ESTÁS EMBARAZADA

 

En mi vida hubiese imaginado que durante mi embarazo tuviese que hacer un duelo. Pero así fue.

Sin duda alguna, si alguien demostró que tenía muchísimas ganas de conocer a Adel ese fue mi avi (en realidad el abuelo de papá Alex, pero para mí el mio durante estos 10 años).

Estando yo de más menos 6 meses, a causa de una rotura de cadera, tuvo que ingresar en el hospital. Allí fue envejeciendo a un ritmo frenético y su energía se fue marchando de manera casi fulminante. Cuando iba a verlo me tocaba la barriga y me hablaba mucho de Adel. Me decía que le quería comprar una bicicleta, una pelota muy grande y que quería pasearlo en su carrito. Poco a poco fue perdiendo memoria, y a veces costaba que tuviera momentos de lucidez, pero ¿sabéis que? de Adel se acordaba SIEMPRE.

Papá Alex y yo viendo como su energía se estaba yendo poco a poco teníamos la teoría que nuestro avi estaba luchando por vivir porque quería ver a Adel nacer y al poco tiempo, una vez cumplido su deseo de ver canalla en casa, se marcharía. Ojalá hubiese sido así… pero se fue antes de tiempo. Un mes antes.

El día 10 de enero teníamos clase preparto y decidimos no ir, preferimos ir a verle. No nos esperábamos encontrar la situación con la que nos topamos. L’avi se había ido. Y rompo a llorar. No podía creérmelo. No era justo. Mi avi tenía que ver a Adel nacer. Estaba de 37 semanas..¡faltaba tan poco!

El trabajo de mi duelo empezó en casa. Papá Alex y yo nos sentamos en el sofá y recuerdo que le pedí un favor. Sabía que nos esperaban unos días muy duros y yo necesitaba poder explicarle a pajarito, aun en mi vientre, qué estaba pasando y por qué su mamá estaba tan triste. Y así hice. Con la mano de papá Alex en la barriga, porque él no era capaz de pronunciar ninguna palabra, poco a poco fui explicándole que estaba muy triste porque el avi se había ido. Le estuvimos hablando de él, de cómo era, cómo le quería (aun estando en la barriga) y de las ganas que tenía de conocerle. Para mí este momento fue muy importante. A Adel durante todo el embarazo le he ido hablando mucho y de igual manera le explicaba cuando estaba contenta, o nerviosa, pues estando triste también debía hacerlo. Bajo mi punto de vista, estaba educando emocionalmente a mi hijo (aunque fuera des de mi vientre).

Los días siguientes fueron muy duros. Yo ya estaba muy pesada a mis 37 semanas, pero quise acompañar a papá Alex y a su familia en el velatorio y  en el entierro. Recibí muchas muestras de apoyo y cariño. No obstante, también me encontré con situaciones que me generaban mucha rabia como tocarme la barriga sin permiso (es algo que he llevado muy mal durante todo el embarazo, como si no hiciese falta pedir permiso para tocar mi cuerpo…) y comentarios cuando me veían llorando como: «no llores que es malo para tu hijo…» o «no tengas estas rabietas que son malas para el bebé«. ¿En serio? ¿Me estás diciendo que mostrar la tristeza que siento va a hacer que mi bebé esté mal? No… Mostrar la tristeza que siento hace que mi hijo entienda que las emociones no hay que reprimirlas y hay que expresarlas. Y yo estaba muy triste, y él lo sabía, y los dos (él desde mi vientre) y yo nos permitimos mostrarla…

La despedida fue muy dura, pero muy bonita. Papá Alex y yo hicimos un escrito para despedirnos de él. Sin duda este escrito me permitió poner palabras a todo aquello que yo sentía y de esta manera seguir haciendo mi duelo.

Durante todo ese tiempo sentía que las emociones me desbordaban, en todos los sentidos. En muchos momentos tenia sentimientos totalmente contradictorios. Estaba muy triste porque me estaba despidiendo de mi avi, pero estaba muy contenta porque en breve conocería a pajarito. En general, este cóctel de emociones fue difícil de gestionarlo. Aun así, pienso que para gestionar este cóctel fue muy importante no esconder la tristeza pero tampoco reprimir la alegría, propia del embarazo, que sentía.

En definitiva, escucharme a mí misma en todo momento y dejar fluir las emociones que iba sintiendo ha sido la clave para poder afrontar este duelo de mejor manera.

 

 

Comentarios

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.