/
/
/
Porteo y lactancia

PORTEO Y LACTANCIA

 

Como dice Laura Gutman, para que la lactancia materna se establezca es necesario que el/la bebé esté cerca del pecho. Mucho tiempo. Todo el tiempo. Porque el estímulo es el cuerpo de la madre. El olor, el tono, el ritmo cardíaco, el calor, la voz (…) El/la bebé necesita estar comunicado y amparado por el cuerpo materno para sentir el contacto y poder succionar. Las mujeres necesitamos lo mismo para producir leche y generar amor”. De la misma manera, comenta que el/la bebé debería ser cargado por la madre todo el tiempo, incluso y sobre todo cuando duerme. La separación física a la que nos sometemos como díada entorpece la fluidez de la lactancia.  Y casualmente, ¿qué nos ayuda a tener cerca a nuestros bebés para facilitar la lactancia des del nacimiento? Los portabebés.

Actualmente, los/las bebés occidentales duermen en sus cunas, cochecitos, moisés o hamacas muchas horas, y esto sin duda entorpece la lactancia materna. Como comenta Laura Gutman, cuando el/la bebé se queda dormido (…) no es necesario apartarse del cuerpo del niño/a, ya que, aunque esté dormido, sigue bebiendo de la energía, del aura, del cuerpo materno. Si lo dipositamos lejos de nuestro cuerpo, el alimento se corta”. De ahí la importancia del uso de los portabebés.

¿Sabéis cuáles son las múltiples ventajas que tiene amamantar usando un portabebés? ¡Muchísimas! Os dejo algunas de ellas:

  • Identificar rápidamente la demanda del/la bebé y acceso de éste rápido al pecho. Al estar el/la bebé tan cerca del pecho, la mamá responde rápidamente ante las primeras señales de hambre que el/la bebé muestra, ofreciéndole el pecho antes de que llore.

 

  • Estimula y mantiene la producción de leche lo que lleva a un mejor establecimiento de la lactancia materna. La lactancia materna funciona gracias a mecanismos hormonales y sensoriales que se activan con el contacto físico (olor, tacto, el contacto piel con piel…). De esta manera, llevar al bebé cerca, ayuda a elevar los niveles de la hormona prolactina ayudando a estimular la producción de leche.
    • Ayuda a la relactación:cuando por algún motivo ha habido una interrupción de la lactancia materna y se desea re-establecer, el contacto piel con piel proporcionado por el portabebés hace que se desencadenen todos los estímulos propicios para la estimulación del pecho y la secreción de la leche materna. De esta manera se favorece que se active la secreción de prolactina, y si el/la bebé tiene acceso libre al pecho, la relactación será probablemente más posible.

 

  • Evita cólicos y disminuye el reflujo. La posición erguidaes la postura natural que adopta el/la bebé en el portabebés y es la misma que necesitará para amamantar. Esta postura, ayuda al bebé a expulsar los gases y aires, y previene el reflujo. Del mismo modo, al estar en contacto con el calor de la mamá, le alivia los cólicos, y el balanceo del cuerpo en contacto con el suyo produce un efecto masaje que les ayuda a realizar mejor la digestión.

 

  • Evita dolor y contracturas ocasionados por la mala postura al amamantar al bebé. El portabebés sujeta el peso del/la bebé y podemos darle el pecho en cualquier lugar,aunque no es posible sentarse, es discreto y favorece el vínculo madre e hijo. Esto es también muy importante para la lactancia materna, pues una postura incorrecta a la hora de mamar puede causar problemas como dolor y grietas en el pezón. Con un portabebés ergonómico el/la bebé estará bien pegadito a su mamá y el contacto “barriga con barriga” será total, por lo que mamará en una postura totalmente natural, evitando así dolor o la formación de grietas en los pezones, y contracturas y malas posiciones al amamantar en la madre.

 

  • Manos libres, amamantar mientras caminas y realización de otras tareas. El hecho de poder dar el pecho en un portabebés da la ventaja de dejar a la mamá las manos libres y poder así realizar otras actividades mientras amamanta como:
    • Caminar, hacer la compra, etc. sin pararte a buscar un sitio donde sentarte para dar el pecho.
    • Amamantar en cualquier lugar, con intimidad y discreción.
    • Hacer las tareas de casa o descansar
    • Atender a [email protected] mayores mientras atiendes al pequeño. Así podrán seguir atendiéndole pese a que el/la bebé reclame su alimento, de tal manera que se cubren las necesidades de ambos sin descuidar a ninguno.

 

  • Facilita el “Método Canguro”.En bebés prematuros está verificado que el Método Canguro aporta numerosos beneficios: más ganancia de peso, consolidan su ritmo cardíaco y sincronizan la respiración con la de su madre, regulan mejor su temperatura corporal, tienen acceso directo a la lactancia materna, un flujo constante de defensas, inmunoglobulinas y nutrientes que son una garantía de vida, pueden mamar mejor y con mayor frecuencia al tener siempre el pecho al alcance de su boca y beneficiarse inmediatamente de todas las maravillosas propiedades de la leche materna. El portabebés nos brinda ese contacto piel con piel sin límites.

Todo y que los portabebés facilitan la tarea de dar el pecho, es importante tener en cuenta la edad y desarrollo del/la bebé. Para ello basta con aplicar los mismos criterios de uso de los portabebés, es decir, en bebés de hasta 6-7 meses de edad se recomiendan portabebés más adaptables como fulares, bandoleras y en bebés mayores cualquier portabebés.

Como he comentado anteriormente, la mejor posición para portear es erguido porque respetamos la postura natural del/la bebé, y es posible amamantar en esta posición. En bebés recién nacidos habrá que acercar al bebé al pecho porque aún no “saben llegar a él” por sus medios, por lo que tendremos que bajarle un poquito hasta alcanzar el pecho y recolocarnos el portabebés una vez acabe de mamar para recuperar la posición inicial. En bebés más grandes que “dominen la técnica” ellos mismos buscarán la manera de llegar al pecho y bastará con ponérselo fácil, aflojar un poco el portabebés y acercarles lo más posible el pecho reajustando de nuevo el portabebés al finalizar la toma o, si nuestro pecho nos lo permite, acercarles el pezón a la boca sin necesidad de modificar su posición.

No obstante, es importante tener en cuenta que para poder unir uno y otro, es necesario que ambas habilidades estén dominadas. Es decir, que por un lado, la lactancia esté establecida y el agarre del/la bebé al pecho sea el idóneo, y por otro lado, que la mamá sepa usar correctamente el portabebés escogido (ajustarlo y desajustarlo, colocar correctamente al bebé, ubicarlo a la altura óptima para dar el pecho…) y que se sienta segura con el portabebés seleccionado. Si la lactancia o el uso del portabebés aún no están controlado del todo, es posible que al intentar unir ambas, la mamá se ponga nerviosa y que el/la bebé lo perciba (y éste acabe también nervioso). Por ello, es importante, que ambas estén establecidas e ir probando poco a poco y con calma en diversos momentos hasta que la mamá y el/la bebé estén completamente cómodos.

Para mí unir porteo y lactancia es una gozada.

¡Espero que os haya gustado!

Comentarios

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.