¿Adapta-qué? Cuando la adaptación no es respetuosa…
/
/
/
¿Adapta-qué? Cuando la adaptación no es respetuosa…

 

¿Adapta-qué? Cuando la adaptación no es respetuosa…

 

Estamos en plena “adapta-qué?” con Adel. Llevamos dos semanas de adaptación y yo siento que cada vez está menos adaptado. Tengo que decir que su educadora está poniendo todo de su parte para que poco a poco vaya cogiendo confianza con ella y con el espacio, y es verdad que nos facilita muchas cosas, pero siento que no es suficiente.

Yo que siempre he defendido la crianza respetuosa, siento que ahora mismo con él, esta adaptación está siendo lo menos respetuosa posible. De hecho, siento que estoy haciendo una especie de Stivill diurno que hace sentirme fatal… Cabe decir que él va muy contento a la llar, y quiere entrar el primero. Hasta que llega a la clase… Cuando llega a la clase, no quiere entrar, y cuando entra, se engancha a la pierna o a mi mano y sólo quiere jugar acompañado por mí. La hora de irme es un drama haga lo que haga…

  • Si me despido de él antes de irme, es drama máximo.
  • Si le voy avanzando que me voy a ir y aprovecho cuando está entretenido para irme, igual. En cuanto se da cuenta que no estoy, drama máximo. Y con el añadido de: se ha ido y no me ha dicho adiós.
  • Si me quedo allí, no se despega de mí, no quiere jugar solo, y el resto de niños/as cuando me ven, si están tranquilos, empiezan a llorar. Supongo que conectan con sus madres/padres…no sé…

Hoy he vuelto a salir fatal de allí. Me he cruzado con una madre de otra clase, con lágrimas en los ojos diciéndome: “No se quien lo está pasando peor, si mi hijo o yo”. Y vuelvo a lo mismo. Siento que cuando más me necesita, lo verbaliza, lo expresa verbal y no verbalmente yo lo dejo ahí. ¿Qué mensaje le estoy dando? ¿Cómo debe sentirse?

Hay una mamá que acompaña a su hija durante todo el rato. Y todo y que al principio pensaba que estaba distorsionando la dinámica, ahora pienso que lo está haciendo bien. Está dejando que su hija poco a poco se vaya adaptando al espacio, a los/as compañeros/as y su educadora. Esto hace sentirme doblemente mal. Quizás si papá Alex y yo hubiésemos escuchado las necesidades de nuestro hijo y hubiéramos hecho una adaptación progresiva, poco a poco, quizás la adaptación hubiese sido más respetuosa y, quizás más rápida porque uniendo ambos espacios familia/escola hubiese hecho que la transición huebiese sido más agradable, menos brusca y traumática para nuestrxs hijxs y también para nosotrxs. Pero fustigarse en “lo mal” que lo hemos hecho, tampoco ayuda. Así que, sinceramente, ya no se que es mejor para Adel, para papá Alex y para mí.

Papá Alex propone una idea para hacer una adaptación mejor. Plantea que la llar d’infants (el cole como lo llamamos nosotrxs) debería empezar el 1 de setiembre. Del 1 de setiembre al 12 (que es cuando empiezan con la adaptación), el cole debería estar abierto para que los padres y madres pudiesen ir, conocer el espacio, que lxs pequeñxs se conozcan entre ellxs, que los padres y madres también se conozcan y así empezar a crear xarxa, que lxs niñxs se hagan con el ambiente, con los juguetes; que conozcan a sus nuevas educadoras, etc. 12 días de adaptación real creada y adaptada a los niñxs y a los padres. A partir del 12, seguimos con la adaptación, pero ya en un entorno que para ellxs es seguro y de confianza, porque han pasado ahí tiempo con sus figuras de referencia, y porque conocen a quienes ocupan aquel espacio.

Pero esto es un ideal. Actualmente estamos haciendo las cosas muy mal. ¿Cómo podemos alimentar la creencia que esto es normal? ¿Acostumbrarse a llorar desconsoladamente sin poder ser consolados/as por sus principales cuidadores? De verdad, este tema me está afectando. Estoy en un punto que, aunque no me arrepiento de haberme presentado a la oposición, dudo de si he hecho bien (si pienso en mi hijo).

Vuelvo a incidir en lo que decía el otro día. El adultocentrismo que vivimos es brutal, y no somos capaces de poner el foco en el tiempo que necesitan nuestrxs pequeñxs, sino, únicamente vemos nuestros horarios y rutinas marcadas por nuestros trabajos.  

Y tú, ¿cómo crees que debería ser una buena adaptación para nuestrxs pequeñxs?

Comentarios

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart