¡HOLA! SOY LAURA ABELLÁN

¿QUIERES CONOCERME UN POCO MÁS?

Me llamo Laura y nací en el 1989. Soy catalana, aunque por mi sangre también corre esencia gaditana. Soy la pequeña de dos hermanas, y siempre fuí la graciosa en mi casa (mi hermana se llevó la belleza, o eso dice mi madre). Siempre he sido muy risueña. Me definen como dulce y cariñosa, excepto mi pareja, que dice que soy una mujer de mucho carácter, y tremendamente empática.

No puedo vivir sin playa y me apasiona el chocolate.

MI FORMACIÓN Y EXPERIENCIA PROFESIONAL

LA EDUCACIÓN...MI GRAN PASIÓN..

Me apasiona formarme y siempre que encuentro algún tema que me apasiona, busco la manera de especializarme. Papá Alex ya no me cree cuando le digo que será el último curso o formación que haré. Sabe que no es así...

Todo tiene un comienzo...y el mío fue la EDUCACIÓN SOCIAL.

Llegué a esta profesión por casualidad. El día antes de matricularme no tenía claro si quería estudiar ingenieria química, matemáticas, óptica, biología marina, psicología... Todo me gustaba. De hecho, lo mío eran las ciencias y por eso cursé bachillerato científico y tecnólogico. Decidí educación social por que finalmente fue la criminología la diplomatura que me llamó más la atención y una de las vías de acceso era a través de la Educación Social. Y bendita casualidad, encontré mi vocación.

En el 2010 acabé la diplomatura y empecé a trabajar en ANTAVIANA, un CRAE de madres adolescentes tuteladas. Ellas me enseñaron muchísimo. Fue mi primer contacto como educadora, y también mi primer contacto trabajando con la maternidad. Fueron dos años de trabajo muy duro, pero acompañarlas a ellas y a sus bebés en ese proceso, era realmente genial. Hasta que no he sido madre, no he sido consciente de lo realmente difícil que debe ser compaginar adolescencia y maternidad a la vez, y lo bien que lo hacían ellas.

En el momento que mi horario de trabajo cambió, decidí buscar otro trabajo y fue así como llegué a un proyecto muy bonito, llamado CASES D'INFANTS, acompañando familias en riesgo de exclusión social. Un proyecto que se enmarca dentro del Programa de apoyo a las familias con niñes y adolescentes en situación o en riesgo de desamparo que lleva a cabo la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia. En aquel momento, era un proyecto experimental que pretendía dar a las familias el apoyo necesario para evitar la retirada de hijos e hijas, o que en todo caso posibilitara el regreso a casa de los niños y las niñas institucionalizades lo antes posible.

Mientras trabajaba sentí la necesidad de seguir formándome, y en aquel momento me interesaba mucho el enfoque sistémico y todo lo relacionado con las intervenciones que se centraban en la búsqueda de soluciones. Así fue cómo llegué a formarme en TERAPIA BREVE CENTRADA EN SOLUCIONES y en INTERVENCION FAMILIAR SISTEMICA en el centro Kine.

Seguidamente, decidí cambiar de trabajo porque los horarios de este último proyecto afectaron a mi estado de salud, y llegué al SARA (Servei d'atenció, recuperació i acollida), el servicio municipal que atiende a víctimas de violencia machista. Aquí sin duda crecí como profesional. Las historias de vida, la fortaleza, la valentía que he visto en muchas de las familias que he atendido, han hecho mella en mí. En este trabajo disfruté mucho acompañando procesos a nivel individual, pero sin duda, con lo que más disfrutaba eran con las sesiones grupales. Tanto los y las niñas de a partir de 3 años, como mi amado grupo de jóvenes, ¡me enseñaron TANTO! La generación de jóvenes que nos precede vienen fuerte, y te aseguro, que tenemos mucho que aprender de todes elles. Tienen mucho potencial dentro, y hay que escucharles más.

Trabajando aquí, me apasioné por el mundo de la comunicación, y empecé a leer mucho sobre PNL (Programación Neurolingüñistica) y, como no, decidí formarme en ella. En 2016 inicié mi formación como Experta en PNL estudiando el Master Practioner en PNL en la Universidad de Barcelona. La PNL cambió la forma de comunicarme y me ayudó a entender cómo comunican los y las demás. Mi suegra dice que a partir de estudiar la PNL "lo cojo todo con pinzas" y es cierto, todo lo que decimos tiene un sentido y me gusta tirar del hilo para buscarlo... La PNL te ayuda a entender la relación que hay entre: lo que PIENSAS, lo que SIENTES y lo que HACES. Y es a través de analizar esta relación, cuando conoces si lo que finalmente acabas haciendo te acerca o te aleja de aquello que quieres conseguir. La PNL me enseñó que no es el QUE sino el COMO.

A raíz de ser madre, decidí que era momento de buscar un trabajo que me permitiera conciliar, y así fue como gané una oposición en Servicios Sociales. Y aquí sigo actualmente. Me gusta compaginar mi día a día en este servicio, junto con las asesorías y los talleres individuales que ofrezco.

SER MADRE...

UNA MARAVILLOSA E INTENSA AVENTURA

Mi madre dice que siempre quise ser madre, que ya de pequeña jugaba a serlo. Pero no fue hasta el año 2018 que lo planteé. Mi pareja y yo decidimos hacer nuestro "último viaje siendo dos" antes de ponernos a buscar nuestro esperado bebé. Yo cogí una excedencia de un mes, y nos fuimos a viajar por toda la China con escala final en Maldivas. Un viaje precioso que vino con un regalo...ADEL.

Adel está siendo mi mayor aprendizaje. Yo creía que sabia la teoría y la práctica, llevaba 10 años acompañando a madres y familias, pero nada se parece a lo que había vivido. Vivirlo TU es otro tema. Adel fue una bofetada de REALIDAD en toda regla.

Con él descubrí otras tres pasiones, en las que, cómo no, terminé formandome.

La primera de ellas fue el PORTEO. Mi hijo necesitaba constantemente brazos, y yo sólo sabía utilizar el fular elástico. Necesitaba más. Así fue como decidí formarme como asesora de porteo con Gemma Guillamón de Porteo Natural. Una experencia que me sirvió para poder entender la necesidad constante de brazos de Adel, poder aprender a portear de forma segura, y aprender todo lo necesario para poder acompañar a otras famílias en este camino.

La siguiente de las pasiones que me dió la maternidad fue la LACTANCIA MATERNA. La lactancia materna fue (y sigue siendo) una revolución para mí, y des de que inicié el camino de mi propia lactancia, descubrí que quería acompañar a otras madres en esta aventura también. Decidí formarme con las mejores profesionales que conocía de lactancia materna y en el 2019 cursé el Postgrado de Práctica Avanzada en lactancia materna con Lactapp en la Universidad Blanquerna.

Por último, la maternidad me dió a conocer la DISCIPLINA POSITIVA. La Disciplina positiva ha puesto palabras a mi manera de entender la crianza, y a cómo me gusta vivirla y transmitirla. Por ello, decidí formarme como facilitadora de Disciplina positiva en Familias con el centro Impliquo y avalado por Disciplina Positiva España este 2020. Descubrir que otra manera de educar es posible, estableciendo límites de forma respetuosa y afectiva, sin gritos, premios, chantages y castigos, fue una revolución para mí. Revolución que me apasiona compartir.

Mis asesorías y talleres unen toda la experiencia y formación que tengo, cosa que los hace especiales y únicos. De hecho, cada asesoría está personalizada completamente, y cada taller es único por que cada taller tiene como característica y peculiaridad las personas que participan y forman parte de él, por eso siempre son diferentes, así como los aprendizajes que se adquieren en ellos. Nunca hay un taller igual a otro.

¿Y PORQUÉ LA MAMA DEL NIDO?

TODO EMPEZÓ EN EL NIDO...

La mamá del nido nace junto a ADEL y junto a mi MATERNIDAD. Adel tuvo que ser ingresado en el nido (sala donde está en constante observación y controlado) por deshidratación al día siguiente de su nacimiento. En el nido sólo estaba él. Así que cada vez que yo iba a estar con él, que era prácticamente las 24h, las enfermeras decían: “déjala pasar, es la mama del nido”.

Con el tiempo «el nido» se ha ido transformando. Después de ese nido, el nido de Adel fue nuestra casa. Allí él, su padre y yo, nos sentíamos tranquiles, protegides… era nuestro espacio seguro.

Cuando descubrimos los portabebés «el nido» volvió a transformarse, y ya el espacio seguro, tranquilo y de protección de Adel no era tan sólo su casa sino estar en contacto con el cuerpo de mamá y de papá.

Por lo tanto, los portabebés se convirtieron en nuestro «nuevo nido». El «nido» fue ampliándose, y los momentos de teta…de colecho…también eran su nido.

Al fin y al cabo, si pensamos en la PNL…¿qué es un nido? Es el espacio que utilizan los animales como refugio, alimentación, es un espacio seguro para ellos, de amor, protección, sueño… ¡Lo mismo que sienten nuestras criaturas al estar con nosotres! Y así quiero que te sientas conmigo. Quiero ofrecerte un espacio seguro, de confianza, tranquilo… Si te apetece, y si lo necesitas, yo te ofrezco un NIDO.

¿DONDE MÁS PUEDES ENCONTRARME?

¡BÚSCAME EN REDES Y HABLAMOS!

LA MAMA DEL NIDO 2020. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Copyright © 2020